Saltar al contenido

¿Puedo usar un electroestimulador todos los días?

La electroestimulación se utiliza para complementar los entrenamientos más intensos, además de para realizar ejercicios de rehabilitación provocados por lesiones. Sin embargo, debemos de tener en cuenta que el uso que le podamos dar va a estar determinado por la cantidad de ejercicios que estemos realizando y el objetivo que estemos buscando.

Como recomendación principal, es necesario tener en cuenta que el uso de un electroestimulador no debe de superar los 40 minutos al día por zona, combinando los programas que se ofrecen, sobre todo si el trabajo intenso ya que el músculo va a necesitar de descanso para no acumular fatiga.

Durante este tiempo vamos a poder seleccionar un programa para que realice el efecto deseado en cada zona del músculo y de esta forma conseguir la tonificación con cada ejercicio.

La duración media por sesión varia entre un mínimo de 20 minutos, aunque las más frecuentes suelen ser de 30 minutos. Esto depende del objetivo que tengamos y de la frecuencia e intensidad con la que se utilice el electroestimulador.

Hay que tener en cuenta que los resultados por medio del uso de estos dispositivos requieren de un uso constante y de disciplina para notar las mejoras con cada uno de los entrenamientos realizados.

Es muy importante contar con un tiempo de entrenamiento y una parte de descanso para que los resultados sean visibles y además, hay que tener presente que al final los resultados estéticos van a depender también de muchos otros factores como el estilo de vida, los objetivos que te propongas, la alimentación o la complexión muscular.

Es por ello que se recomienda el uso de un electroestimulador siempre que queramos darle una mayor intensidad a nuestros entrenamientos y conseguir unos resultados más efectivos, por lo que su uso dependerá de los ejercicios y entrenamientos que realicemos durante la semana, regulando en función del trabajo previo y de como te sientas después de cada entrenamiento.